Azúcar, la drofa del siglo XXI

Azúcar: La droga del siglo XXI 1


Azúcar ¿Por qué es tan malo para nuestro cuerpo?

En el siguiente vídeo os explico porqué deberíamos reducir el consumo de azúcares añadidos y de qué forma afecta a nuestro cuerpo.

 

Cuando hablamos de azúcar la primera imagen que nos viene a la mente es el azúcar blanco también llamado azúcar común o azúcar de mesa, lo que se conoce más técnicamente como sacarosa.

Este azúcar común o sacarosa es un disacárido, es decir; un hidrato de carbono formado por una molécula de glucosa y una de fructosa que se obtiene principalmente de la caña de azúcar o de la remolacha.

sacarosa azucar droga siglo xxi

Por lo que cada vez que veamos en la etiqueta de un producto el nombre de sacarosa, entonces sabemos que se refiere al azúcar común.

Ahora, también solemos llamar azúcar o azúcares de modo genérico a las sustancias que dan un sabor dulce sean naturales o sintéticas que se usan para endulzar los alimentos.

Los azúcares naturales son los que se encuentran de forma natural en los alimentos como en la fruta o en las verduras, por ejemplo la fructosa, la glucosa o la lactosa.

En cambio los azúcares añadidos son los que como dice la palabra, se añaden a los alimentos, normalmente suelen ser alimentos procesados.

No somos conscientes de que la gran mayoría de productos que compramos en el súper ya llevan azúcar y como una gran parte de la población no sabe interpretar las etiquetas de los productos, nos camuflan el azúcar bajo muchas nomenclaturas diferentes.

azucar supermercado

Para que tengáis una idea, normalmente lo que acaba en “osa” suele ser azúcar: como sacarosa, fructosa, galactosa, lactosa, maltosa, dextrosa, sucralosa también los siropes y jarabes como jarabe de arroz, jarabe de maíz, sirope de arce, sirope de ágave…

Según la oms, que en el 2015 lanzó un estudio en el que se recomendaba que el consumo de azúcares añadidos debería ser máximo un 10% de las calorías totales diarias que ingerimos.

Ello equivale a unos 25-50 gr, equivalente a unas 200 kcal.

 

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/154587/2/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?ua=1&ua=1

El problema es que normalmente consumimos mucho más, nos pasamos 5 pueblos, ya que la mayoría de la población ignora la cantidad de azúcares que ingiere a través de los alimentos.

¿Por qué se dice que el azúcar es tan dañino para nuestro cuerpo?

Ahora bien, para saber si el azúcar es o no beneficioso, debemos entender, aunque sea de forma simple, cómo funciona en nuestro organismo.

Existen 3 macronutrientes: Proteínas, grasas y carbohidratos. El azúcar forma parte de los carbohidratos (hidratos de carbono o glúcidos).

La principal función de los hidratos de carbono es la de aportar energía a nuestras células. Nuestro sistema digestivo desmenuza los carbohidratos hasta convertirlos en glucosa (que también llamamos azúcar en sangre) y que funciona como combustible energético para nuestras células.

Pero, ¿Qué ocurre si abusamos del azúcar?

El azúcar tiene un índice glucémico muy alto. El índice glucémico es la medida en que los carbohidratos elevan la glucosa en la sangre.

Cada vez que comes en exceso azúcar u otros carbohidratos simples, por ejemplo, una pizza, pasteles, refrescos, salsas comerciales, zumos de frutas concentrados, yogures de sabores, pan blanco o harinas refinadas, a la media hora, tu glucosa en sangre se dispara.

Eso no es bueno ya que un nivel de glucosa muy alto puede producir daños a los vasos sanguíneos, los órganos y en casos extremos se puede entrar en coma. Por suerte el cuerpo es inteligente y reacciona rápidamente para eliminar el exceso de glucosa inmediatamente.

¿Cómo funciona?

El páncreas se entera de ello y comienza a segregar una hormona: la insulina. Es una hormona encargada de controlar los niveles de glucosa en sangre. La insulina es imprescindible ya que es la llave que abre la cerradura de las puertas de las células para que la glucosa (azúcar en la sangre) pueda entrar y sea utilizada como combustible energético y puedan realizar sus funciones correctamente.

Con estos picos sube bruscamente la glucosa en sangre pero también baja bruscamente y ahí puedes sentirte más cansado, con falta de concentración, aumentando la ansiedad y más ganas de seguir consumiendo carbohidratos para obtener más glucosa, ésa es la adicción que generan los carbohidratos que se produce por someter constantemente a nuestro cuerpo a éstos picos de glucosa por comer tanto carbohidrato refinado, o azúcares simples.

¿Qué ocurre con el exceso de glucosa que no es utilizado por las células como combustible?

Tanto en los músculos como en el hígado se almacena glucosa en forma de glucógeno, para poder ser utilizada posteriormente por las células, pero como estos depósitos son limitados, cuando ya no cabe más glucógeno ahí entonces el cuerpo almacena la glucosa en el tejido adiposo en forma de grasa, como reserva. Ahí pueden aparecer problemas de sobrepeso y obesidad, hígado graso, hipertensión, colesterol, etc.

Si abusamos de los carbohidratos simples a la largo plazo podemos entorpecer este mecanismo y puede ocurrir que la glucosa no llegue correctamente a las células, entonces tenemos un problema como la diabetes.

Por ello, mejor obtener la glucosa de los carbohidratos complejos que son más saludables y al absorberse más lentamente, no provocan estos picos de glucosa (tienen índices glucémicos más bajos) además nos aportan más nutrientes como son por ejemplo las frutas, verduras, cereales integrales, tubérculos, legumbres.

En cambio los hidratos de carbono simples se absorben con rapidez en nuestro cuerpo y elevan rápidamente la glucosa en sangre, lo cual puede traer consigo complicaciones para la salud.

Controlar el nivel de glucosa en la sangre es de vital importancia si deseamos tener un peso saludable.

No es lo mismo una persona que hace mucho ejercicio y necesita mucho combustible que una persona que tiene un ritmo de vida más sedentario, las necesidades energéticas y de glucosa serán diferentes.

Muchas personas saben que el azúcar no es saludable, entonces evitan echar azúcar al café, pero luego se comen una rebanada de pan blanco y no entienden que para el cuerpo es lo mismo ya que convierte ese carbohidrato simple rápidamente en glucosa de igual forma que pasa con el azúcar de mesa. Por tanto no se trata solamente de evitar el azúcar blanco, si no más bien de evitar los carbohidratos simples, que al final son los que dañan nuestro organismo.

 

¿Cómo evitar picos de glucosa?

  • Es importante controlar las cantidades en el plato.

  • Incorporar carbohidratos complejos de absorción más lenta.

  • Evitar alimentos y endulzantes con índices glucémicos altos y sustituirlos por otros más saludables con índices glucémicos más reducidos.

  • Ejemplo de plato saludable; plato saludable

  • Hacer ejercicio te ayudará controlar tus niveles de glucosa, por lo que al final no almacenarás tanto el excedente en forma de grasa. Debes saber que cuando haces ejercicio, en primer lugar tus células van a consumir la glucosa que está circulando en la sangre, cuando ésta se va agotando entonces acudirá a las reservas de glucógeno (en el músculo y en el hígado) y cuando estos depósitos de glucógeno se hayan agotado, entonces tu cuerpo va a empezar a oxidar la grasa acumulada para utilizarla como combustible energético.

Sobretodo hay que ir con mucho cuidado con los niños ya que estos picos de glucosa les afecta muchísimo a su sistema central nervioso.

 

La tasa de obesidad infantil es altísima, muchas veces los padres comprometen la salud de sus hijos mediante productos con gran cantidad de azúcares añadidos simplemente por ignorancia o falta de información, si supieran el daño que causa este exceso de azúcar en sus cuerpecitos, lo pensaríamos dos veces antes de darles productos ricos en azúcares simples como suelen ser la gran mayoría de los productos procesados. Que además son calorías vacías; nos aportan calorías sin un valor nutricional.

 

Los efectos del azúcar se pagan sobretodo a largo plazo ya que reduce la esperanza de vida.

los estudios han demostrado que estos azúcares añadidos aumentan las posibilidades de sufrir síndrome metabólico y enfermedades derivadas como cardiopatías, hipertensión, diabetes y cáncer que reducirán su esperanza de vida”.

http://circ.ahajournals.org/content/early/2016/08/22/CIR.0000000000000439

 

CONCLUSIÓN

 

Y te preguntarás si el exceso de azúcar es tan malo, porqué la administración no toma medidas preventivas para evitar que la población consuma este producto en exceso. Pues porque detrás de esta realidad existen los intereses económicos de la industria azucarera y de los productos procesados que a través de la publicidad nos invitan a consumir más y más cantidad. Por tanto, la clave está en el conocimiento, el conocimiento nos da poder y por ende libertad para tomar las mejores decisiones para nuestro bien. Por tanto la decisión es tuya y en caso de los niños, de los padres quienes tienen una gran responsabilidad y ojalá en los colegios se enseñara más acerca de alimentación saludable.

 

Mi opinión….

El problema de la dieta es lo que haces habitualmente, no lo que haces puntualmente.

De hecho comer cien por cien natural, orgánico, ecológico, sin nada de tóxicos, sin pecar, sin caer nunca en las tentaciones, sin tomar nunca alcohol, ni azúcares….no es tan fácil…

Lo ideal es la regla de 80-20. Un 80% de alimentos saludables, naturales, sin tóxicos y bajos en grasas y carbohidratos simples y el 20% restante de alimentos que quizás no son tan saludables pero en baja proporción y de forma puntual no harán daño ya que tu cuerpo tiene mecanismos para defenderte de los tóxicos volver rápidamente a su equilibrio.

Lo que determina tu salud y peso saludable no es lo que haces puntualmente, una vez a la semana, es lo que haces habitualmente todos los días….

 

Si te ha gustado esta información no olvides suscribirte a mi canal de youtube y a compartirla con tus seres queridos para ayudar a divulgar hábitos de vida más saludables.

Suscríbete a las novedades de mi blog en el botón de abajo:

 

 

 

Hasta pronto y a cuidarse!!

Kika Mulet

kika mulet

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Azúcar: La droga del siglo XXI