cuento popular el eco y la vida

El eco y la vida


Este cuento simple y corto es ideal para reflexionar, sobretodo en aquellos días en los que nos quejamos de una situación o estamos juzgando y criticando a otras personas. 

Un padre y un hijo salieron de excursión hacia las majestuosas montañas de su pueblo. De pronto, el hijo se tropezó y gritó: – ¡Ayyy! Sin embargo, para su sorpresa, escuchó inmediatamente un quejido igual: ¡Ayyy!

cuento popular el eco y la vida

Entonces, el chaval preguntó con ansiedad:

 ¿Quien está ahí?

Pero, sorprendido por segunda vez, escuchó las mismas palabras que había acabado de proferir: ¿Quién está ahí?

Así, airado por la respuesta de ese tal extraño, el muchacho increpó: ¡Cobarde! Y, como era de esperar, recibió la misma respuesta: ¡Cobarde!

Posteriormente, al ver que nada podía hacer, el hijo preguntó a su padre:

– Papá, ¿qué está pasando? ¿Quien está ahí?

Y el padre le dijo:

– Presta atención, hijo, y luego gritó: ¡Te admiro! ¡Eres un campeón!

Y, como era evidente, la voz contestó: ¡Te admiro! ¡Eres un campeón!

Luego, al ver el rostro desconcertado de su hijo, el padre explicó: “Esa voz que contesta, se llama eco, pero en realidad es la vida… que te devuelve todo lo que haces…”

La vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones. Si le sonríes, te sonreirá; si le molestas, te molestará; si el agradeces, te agradecerá…

La vida funciona como el eco, nos devuelve aquello que lanzamos al exterior, por tanto deberíamos decir las palabras y hacer aquello que nos gustaría recibir de los demás…

Yo lo llamo el “efecto boomerang”…todo lo que sale de ti, vuelve a ti.

Piensa que todas las situaciones que vivimos reflejan algún aspecto de nuestro interior; aquellas situaciones en las que somos capaces de ver la belleza y apreciar las virtudes de otras personas nos muestran que también las poseemos en nuestro interior, sino seríamos incapaces de verlas. De igual modo aquellos aspectos que más detestamos y que nos irritan de otras personas, nos muestran aquello que todavía está pendiente de superar en nuestro interior.

Está claro que no podemos pretender que todo el mundo sea como nosotros desearíamos, por tanto el reto está en aceptar a los demás tal y como son sin que sus acciones nos afecten emocionalmente y nos resten la paz que deseamos tener en nuestro interior.

Suscríbete a las newsletters de mi blog en las que comparto recursos y herramientas simples pero muy útiles para que tu día a día sea mucho más fácil.

KIKAMULET

Kika Mulet

kika mulet

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *